Terapia de pareja

El amor es uno de los primeros argumentos de la vida. No basta con estar enamorado para que el amor de pareja funcione. La vida en pareja supone un reto y necesita ser aprendida. La convivencia necesita de amor, también de comprensión, generosidad, compromiso y una buena comunicación.

Para estar bien con alguien hace falta primero estar bien con uno mismo. Los conflictos  nos ayudan a crecer y a cambiar nuestro patrón de comportamiento.

A través de la terapia de pareja aprenderemos a tomar conciencia de lo que hacemos, a darnos cuenta que la responsabilidad es de los dos, que las necesidades de cada uno se deben expresar, que somos tres: nosotros y nuestra relación, a mejorar la comunicación, a ver la relación como un espacio para  crecer.

Es bueno apreciar lo diferente, no hay que desgastarse tratando de cambiar a tu pareja. Cuando la pareja se siente querida tal y como es, normalmente desaparecen las resistencias y se entrega.

El trabajo en terapia no es cerrado, se adapta a cada pareja. El objetivo es crear un espacio para identificar, expresar y tomar conciencia de las necesidades  individuales y de la relación, esto se hace a través de sesiones conjuntas e individuales. Cuantos más aspectos se trabajen más duradero será el cambio.

Leo Buscaglia, escritor estadounidense, conocido como el profesor del amor, escribe estas reflexiones sobre ciertas premisas del amor:

“No se puede dar lo que no se posee

Para dar amor hay que TENER amor.

No se puede enseñar lo que no se entiende,

Para enseñar  amor hay que COMPRENDER el amor.

No se puede saber lo que no se estudia.

Para estudiar el amor es necesario VIVIR en el amor.

No se puede apreciar lo que no se reconoce.

Para reconocer el amor es necesario estar RECEPTIVO al amor.

No se puede dudar de aquello en lo que uno desea confiar.

Para confiar en el amor es necesario estar CONVENCIDO del amor.

No se pude admitir aquello ante lo que uno no se rinde.

Para rendirse al amor es necesario ser VULNERABLE al amor.”

psicologia-granada-terapia-pareja

“ El amor demanda valor, siempre implica un riesgo.”